Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La culpabilidad


La carga de culpabilidad te deja sin fuerzas, sin energia y sin entusiasmo, la culpabilidad evitará que formes relaciones sanas, puede afectarte no solo emocionalmente, sino físicamente, son cargas que llevamos y que no hemos entregado a Dios.

Puede que hayas cometido errores y hayas hecho cosas de las que te sientes muy mal cuando te acuerdas, pero en el momento que pedistes perdón a Dios, ya Él te perdonó.  La Biblia dice en Isaias que Él no se acuerda mas de tus pecados y que los hecha en lo profundo del mar.

Si Dios no se acuerda de tus pecados, entonces esa voz acusadora no es de Dios.  El acusador que intenta amargarte el futuro y tu vida es Satanás.  Tienes dos opciones, puedes creer esas mentiras, pensar en ellas y permitir la culpabilidad te agote, o una decisión mucho mejor es levantarte en fe y decir: Dios ya me perdonó, El no me condena, tampoco me voy a condenar a mi mismo.

Hay una diferencia entre la voz de Dios y la voz del acusador.  Cuando cometemos errores, sentimos una convicción en el interior, nos sentimos culpables, nuestra conciencia nos dice: Eso no es correcto.

Es el Espíritu de Dios que nos convence, lo correcto es arrepentirnos, pedir perdón y seguir adelante. En en momento en que hacemos eso, Dios no nos recuerda mas nuestros errores. El no tiene registro alguno de ellos. porque Él dice que no se acuerda mas de ellos.

Tus errores y pecados no se mantienen en una base de datos de Dios.  Él los deja ir, pero el acusador comienza a trabajar en tí.  Aunque Dios lo ha olvidado, el acusador intenta recordártelo, haciéndote sentir mal é intenta obligarte a tirar la toalla y no dejarte seguir adelante.

El objetivo del acusador es engañarte para que vivas condenado, hacerte inferior e indigno delante de los demás, y hacerte indigno de recibir las bendiciones de Dios, te hace creer que tu no te mereces nada por lo que haz hecho.

Por lo tanto cuando te hayas arrepentido de algún pecado y luego te llegue a tu memoria y no te deja en paz, es el acusador no es Dios, así que declara a ti mismo:

No voy a escuchar mas tus mentiras, porque yo sé que Dios perdonó mis pecados, creo lo que Dios dice sobre mí, soy perdonado, soy redimido, soy linaje escogido, nación santa y soy escogida de Dios para grandes cosas, mi pasado es borrado y mi futuro es brillante.

Has sido redimido, la misericordia de Dios es mayor que cualquiera de tus errores, por tanto sigue adelante con tu cabeza bien alta, sabiendo que tus mejores días están por delante.

El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados. (Miqueas 7:19)


Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo; y no me acordaré de tus pecados.(Isaias 43:25)