Dios te usará



Era un frío día de invierno.  Un niño de 10 años estaba descalzo, parado frente a un almacén de zapatos, no quitaba la vista de unos zapatos los cuales miraba a traves de la ventata de un almacén, estaba temblando de frío, debido a que la noche además era lluviosa.  Una señora se le acercó y le dijo. "Mi pequeño amigo, que estás mirando con tanto interés en esa ventana".  El contestó, le estaba pidiendo a Dios que me regalara un par de zapatos.  La señora lo tomó de la mano y lo llevó adentro de la tienda, le pidió al empleado que le diera media docena de calcetines.  Preguntó además si podria facilitarle un recipiente con agua y una toalla.  El empleado rápidamente le trajo lo que pidió.

Ella se lleva al niño a la parte trasera de la tienda, se quitó los guantes y le lavó los pies, además se los secó con la toalla.

Para entonces el empleado llegó con los calcetines.  La señora le puso un par de calcetines al niño y le compró un par de zapatos.  Juntó el resto de calcetines y se los entregó al niño, ella acarició al niño en la cabeza y le dijo:  "No hay duda pequeño amigo que te sientes mejor", mientras ella daba la vuelta para irse el niño la alcanzó y le preguntó: ¿Es usted la esposa de Dios?.

Aunque a veces cuesta mucho servirle a los demás y dejarse usar por Dios, para ayudar a otras personas, debemos hacerlo todos los días.  Porque ¿cuales van a ser los vasos que Él use para bendecir a sus hijos?. pues tú y yo.

Gálatas 6:9 

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 

 Mateo 25:40

Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.
Reacciones:

0 comentarios: