EL PERDON


EL PERDON


Amigo tal vez usted haya atravesado por experiencias traumáticas o probablemente haya sufrido una serie de penas menores, ¿Como podemos manejar las heridas y las ofensas?, Como primera medida es necesario entender que sufriremos heridas. En un mundo postrado y en pecado, el dolor es inevitable, todos hemos sido y seremos ofendidos, heridos y tratados injustamente.

Quizá un amigo o familiar cercano le haya mentido alguna vez, o haya sufrido cuando niño o adolescente la burla o rechazo de un padre, o algún adulto en quién confiaba lo perturbó o abusó de usted, posiblemente usted haya sido herida o maltratada por algún jefe o un líder espiritual, es posible que haya iniciado una relación amorosa llena de ilusiones, sueños con un hombre que le prometió serle fiel hasta la muerte. Este sueño se le ha convertido en una pesadilla, desengaño, infidelidad y rechazo, somos una generación de gente herida é incapacitada, y nuestra amargura latente se convierte en odio y finalmente en venganza y violencia.
NUESTRA RESPUESTA

El producto de nuestra vida, quienes somos y en que nos convertimos, no está determinado por las cosas que nos pasan, claro está en que nuestro pasado nos afecta, pero este no determina nuestro futuro, la forma en que respondemos a lo que nos pasa es lo que realmente determina lo que va a ser nuestra vida. mientras nosotros creamos que nuestra vida está determinada por las cosas que nos suceden, siempre seremos victimas y nos convertiremos en unos invalidos emocionales, sin esperanza y sin futuro.
Quiero decirte que el perdòn es una decisiòn personal que debe tomar cada persona, cuando nos damos cuenta que somos hijos de Dios, mediante su gracia, tenemos el poder de escoger como responder a lo que nos ha pasado. Esto da libertad a nuestra vida ya que no somos victimas, tenemos una oportunidad y podemos decidirnos a ser libres.
Cada vez que nos hieren o hacen daño tenemos la oportunidad de escoger como responder a nuestro ofensor. hay 2 maneras de hacerlo. Podemos convertirnos en cobradores de deudas "usted mi hizo daño y por lo tanto me las debe" voy a vengarme. Tomamos como rehenes a las personas y las ponemos en una prisiòn para deudores, nos llenamos de resentimiento y amargura. Este es el peligroso camino del desquite. "Te harè pagar", podemos hacerlo sutilmente o abiertamente pero el camino es el mismo.
Existe otra manera de responder y es el camino de Dios. Es el camino del Perdòn, mediante el cual decidimos liberar a nuestros ofensores de la prisiòn, ya sea que lo merezcan o no. Quiero aclararte que decidimos perdonar, no porque nuestros ofensores lo merezcan, sino porque Dios nos ha perdonado a nosotros. Tan solo la gracia de Dios, su regalo de misericordia inmerecida, basada en el sufrimiento de Jesùs en la cruz por nosotros nos libera del pecado, la culpa y la muerte. Esta es la misma gracia que debemos ofrecer a aquellos que nos han ofendido.

QUE ES EL PERDON.
El perdòn no es una emociòn sino una actitud de tu corazòn, una oportunidad de perdonar no por sentimiento sino mediante un acto de voluntad. Es importante que entiendas y nos acordemos que Dios, quien nos perdonò, nos ordena que perdonemos a otros. El perdòn no es una opciòn para un hijo de Dios. Se nos ordena perdonar a pesar de lo que sintamos y de la ofensa que hayamos recibido.

En Marcos 11:25 el Señor Jesùs nos dice: Y cuando esteis orando, perdonad, si tienes algo contra alguno , para que también vuestro padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.

El Señor Jesús aqui nos muestra que para que nuestros pecados sean perdonados debemos perdonar a las demás personas, si no lo haces tus pecados no serán perdonados, inclusive cuando nosotros no perdonamos a nuestros ofensores esto termina siendo piedra de tropiezo en nuestras oraciones.

Pero que pasa para muchas personas es muy difícil perdonar, quiero decirte que si no estamos llenos del amor de Dios no lo podemos hacer solamente con la ayuda del Espiritu Santo, nosotros humanamente no podemos, nuestra naturaleza carnal no lo permite, pero si tu anhelas tener paz en tu corazón debes hacerlo, hazlo por ti, muchas veces sucede que la persona que nos hizo daño ni siquiera recuerda lo que hizo, siempre el que sufre es el ofendido.


Hoy es el día en que el señor te dice que debes perdonar si tienes algo contra otra persona, te invito a que repitas esta oración


SEÑOR AYUDAME A PERDONAR A AQUELLOS QUE ME HAN HECHO DAÑO

Señor Jesús, tú conoces el rechazo, el abandono, el dolor y la traición de aquellos cercanos a ti, así que puedes identificarte con mis dolores y heridas. Pero Señor mientras tu colgabas de esa cruz, sangrando y muriendo por heridas que no merecías, incluso le pedistes a tu Padre que perdonara a tus verdugos. Señor ayudame a perdonar a cada persona que me ha rechazado , herido o abusado. Honestamente , no siento que alguno de ellos merecen ser perdonados. Pero quiero que mi relación contigo sea correcta, por lo tanto, escojo perdonar a ________________ (nombre) y me libero. Te pido que tu le juzgues a él/ella conforme a tu misericordia , y que le concedas sanidad y liberación de la atadura.
Señor por favor, sana mis dolores y recuerdos, ayudame a anticipar con gozo lo que tú tienes reservado para mi vida. Gracias por tu promesa de completar la obra de sanidad que has comenzado en mí (filipenses 1:6) Dame fuerzas para continuar caminando en tu amor y perdón. lo pido en el nombre de Jesús. Amén.