SE OBEDIENTE A DIOS

Jeremias 6:16 Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos.
6:17 Puse también sobre vosotros atalayas, que dijesen: Escuchad al sonido de la trompeta. Y dijeron ellos: No escucharemos.
6:18 Por tanto, oíd, naciones, y entended, oh congregación, lo que sucederá.
6:19 Oye, tierra: He aquí yo traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos; porque no escucharon mis palabras, y aborrecieron mi ley.

Cuantas veces Dios no te ha hablado atravès de diferentes medios y personas, y tù has hecho caso omiso haciendo oìdos sordos. Cuantas veces el Señor no te ha dicho que dejes eso que a Èl no le agrada y tù sigues como si no lo escucharas. Quiero decirte que el Señor es misericordioso con nosotros, pero tambièn es un Padre que nos ama y que quiere lo mejor para sus hijos.

Esa Decisiòn que has tomado en estos dìas sin consultar a Dios, sabiendo que Èl te estaba esperando, para que te dejaràs guiar y darte un final feliz. Pero no lo escuchastes y lo hicistes. Quiero que aprendas a esperar en Dios y sobre todo que aprendas a vivir los procesos que Dios tiene para tu vida los cuales son los que te van a dar esa madurez que necesitas para enfrentar los acontecimientos que vienen para tu vida.

Dios desea formar en tì ese caracter de Cristo, para que aprendas a manejar las situaciones difìciles. En ningùn momento Èl te dijo que al tenerlo en tu corazòn, no ibas a tener problemas. El te dice es que a pesar de tener aflicciones, confìa en Èl que el los vencerà.

Dios te dice que aprendas a consultarlo a buscarlo en oraciòn, que te dejes guiar por èl para que andes por el camino correcto, que no hagas las cosas a tu manera, ni busques el camino mas fàcil, ni tomes decisiones sin conultar a Dios, porque Dios quiere lo mejor para tì, pero si eres desobediente a su palabra recogeràs el fruto de tus decisiones, las cuales si no estàn de acuerdo con lo que Dios quiere para tu vida, no tendràn un buen resultado.

Dios no desea disciplinarte, porque es un Dios de amor, pero si sigues desobedeciendo y si no dejas las actitudes que en muchas ocasiones que ha dicho que las apartes, recibiras disciplina, la cual es dolorosa, pero que la necesitas para que el Señor perfeccione la obra que comenzò en tì.

En Hebreos 12:5 dice, "Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor"

¿Usted alguna vez contempló la posibilidad de que las dificultades que tiene podrían ser parte de la disciplina de Dios? ¿El dinero no alcanza? ¿El doctor no encuentra lo que tiene? ¿Sus hijos no siguen al Señor o muestran actitudes no cristianas? ¿Hay frustraciones en su vida que no puede solucionar? Dios utiliza cosas comunes en nuestras vidas para corregirnos y moldearnos en los instrumentos que Él quiere que seamos. No menospreciemos la disciplina del Señor dando poca importancia o ignorando directamente esas cosas comunes que Él permite en nuestras vidas.