TU FÉ VA A SER DESAFIADA


Tu fé tiene quie ir mas allá de las circunstancias que estás viviendo, Dios nos invita a estar alerta sin perder la calma, la situación que puedes estar viviendo posiblemente no sea muy alentadora que digamos, al contrario puede ser una situación de guerra que desafia tu fé.

Dios continuamente nos está haciendo un llamado de fé, un llamado que nos invita a depositar nuestra plena confianza y dependencia en Él y sólo en Él.

Una fé firme es aquella que no depende de las circunstancias, muchas veces se nos estremece el corazón debido a lo que estamos viviendo, lo que vemos a nuestro alrededor, en nuestro diario caminar siempre habrá situaciones que desafiarán nuestra fé: malas noticias, acontecimientos inesperados y otras cosas. Nuestra fé nunca debe depender de las circunstancias que estemos pasando por buenas que estas sean; nuestra confianza debe estar puesta solamente en JESÚS.

Una fé firme es la que aprende a estar alerta, pero sin perder la calma. En el libro de Isaias Cap. 7 versículo 1 al 9 nos muestra que subieron contra Jerusalen para combatirla y vino la nueva a la casa de David diciendo: Siria se ha confederado con Efraín. Y se le estremeció el corazón , y el corazón de su pueblo, como se estremecen los árboles del monte a causa del viento.

En nuestra vida siempre habrá situaciones que desafiarán nuestra fé: Malas noticias, acontecimientos inesperados y otras cosas. Nuestra fé nunca debe depender de las circunstancias que están en tu entorno, tú confianza debe estar siempre puesta en Jesús.

En el versículo 4 del capítulo 7 de Isaias nos dice: Dile que tenga cuidado y no pierda la calma, no temas ni se turbe tu corazón a causa de estos dos cabos de tizón. Por lo tanto nuestra confianza en Dios siempre va a estar amenazada o incluso atacada por las situaciones que vivimos diariamente, pero, el éxito que tengamos sobre ellas no depende de nuestro valor para enfrentarlas, sino de nuestra confianza total en DIOS.

No podemos evitar una fé sin sobresaltos, porque esas mismas circunstancias que nos amenazan y que muchas veces tratan de intimidarte son las mismas que nos hacen crecer en nuestra vida. Es necesario que las pases.

Hermanos mios, gozaos profundamente cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de nuestra fé produce paciencia. (Santiago 1:2)

El llamado de Dios es un llamado de Fé, si te encuentras atravezando una situación donde tú fé está siendo desafiada, póngase alerta a la guía de Dios y no pierda la calma.

No permitas que la desesperación te lleve a poner su confianza en usted mismo, personas o cosas materiales. Dios está consciente y conoce más que nadie tu situación. Confía en Él y permite que a través de esta prueba recibas su dirección, ánimo y valor que necesitas.

Comentarios