Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

YO DESEO QUE SEAS PROSPERADO


Bienaventurado el hombre que teme a Jehová y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita; bienes y riquezas hay en su casa.

Que hermoso versículo, verdad!!, pero muchos quieren ser poderosos y que haya riquezas en su casa de manera facil. Desean escuchar mensajes de prosperidad, quieres escuchar lo que a ti te gusta que te digan. El señor sí nos puede prosperar, porque El dice en su palabra en 3a Juan 1-2 "Amado yo deseo que seas prosperado en todas las cosas, así como prospera tu alma", para El no hay nada imposible, pero debes cumplir ciertos requisitos, y es que debemos temer a Dios, deleitarnos en El. Su palabra dice buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y las demás cosas vienen por añadidura.

Hay algo que no nos deja avanzar en la búsqueda de Dios y es el PECADO, esas pequeñas zorras que tú no quieres dejar. Y eso te separa de Dios, hoy en día muchas personas buscan a Dios solamente para que los prospere, la gente quiere hacer dinero facil, en mi Pais Colombia, muchas personas pusieron la esperanza en las pirámides, eso los llevó a una devacle financiera, invirtieron todo lo que tenía esperando recibir más. Solamente hay alguien que puede prosperarte y que sus bendiciones son eternas y es Cristo Jesús, pero Nó, no lo buscas porque no quieres comprometerte con Dios, quieres seguir llevando la vida fácil y de pecado que has llevado hasta ahora, solamente quieres recibir un evangelio de prosperidad y no un evangelio de arrepentimiento.

El pecado es lo que tiene tu bendición aguantada, no te has arrepentido genuinamente. O es que te gusta seguir llevando la vida como lo has hecho hasta ahora,

Tú quieres que el señor te prospere, pero quieres seguir en la vida de pecado que llevas, no quieres apartarte, ni mucho menos entregarle tus debilidades a Dios. Pués así el Señor no te va a prosperar. Tú sabes que es lo que te está apartando de Dios, no sigas en lo mismo porque todo lo que no le has confesado a Dios, El lo va a sacar a la luz, no lo ha hecho por misericordia contigo, hazlo a tiempo no pierdas todas las bendiciones que Dios te ha dado hasta ahora por tu terquedad.

El señor dice en su palabra que el viene por una Iglesia sin mancha y sin arruga, es decir por personas con un corazón limpio, puro, pero esto solamente se consigue en la presencia de Dios. Como quiere que Dios te bendiga si ni siquiera lo buscas, ni siquiera apartas un tiempo para Dios, dedicas tiempo a todo menos a Dios, le has abierto muchas puertas al enemigo.

Examina el estado espiritual en que te encuentras, y cual es la distancia que existe entre tú estado actual y el estado que anhelas. ¿Deseas mas gracia, fé y paz? Deseas relacionarte aún mas con Dios.


Esfuerzate en buscar la salud espiritual, con la misma intensidad que lo haces ahora en las demás cosas, la nueva vida espiritual comienza cuando tu anhelas en buscar de la presencia de Dios, y le dices Señor Anhelo tu presencia en mi vida.


Ha dejado de ser el Reino de Dios una prioridad en tu vida? Quizás te haga falta establecer un orden de prioridades en tú vida. Jesús gobierna con victoria en el trono celestial, Jesús permanece, en la persona del Espíritu Santo, en el corazón de los creyentes, fortaleciendo su naturaleza desde lo mas profundo de su ser.


Apartate del pecado, de todo lo que no le agrada a Dios, pregúntale a Dios que es lo que te está estorbando y que te ha alejado de El, confiésalo y renuncia a El. Te acuerdas cuando le orabas a Dios, cuando buscabas de El, todo eso lo has dejado, pero hoy el señor te dice vuélvete a mí.


Dile al Señor "Muéstrame a que debo renunciar y que nada te estorbe en mi vida, perdona mis pecados, derrama tu unción en mi vida, en mi familia para que sean tus instrumentos de bendición, llevando tu palabra, salvación, sanidad, liberación y restauración en tu nombre, amén.


En el libro de Isaias 1:18 dice: Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán enblanquecidos; si fueren rojos como el carmesi, vendrán a ser como blanca lana.


No busques lo material, eso es temporal, busca lo eterno, las cosas de Dios, entrégate a El, y verás que todo lo que has anhelado en tu corazón se hará una realidad en el tiempo de El.