SALMO 84

Presentate diariamente delante de Dios y entregale tus cargas, mejor es estar en tu morada, mi Rey, que estar fuera de ella.