DEJATE PULIR POR EL ESPECIALISTA

Dios promete pulirnos como si fuéramos metal precioso. El proceso requiere de fundir el metal, limpiar sus escorias, hasta que el fundidor pueda ver su propia imagen en el metal. Esto nos indica que debemos tener la disposición en nuestro corazón de someternos a Dios, permitiéndole que nos limpie de pecado y nos quite nuestras imperfecciones, a fín de que podamos reflejar en nuestras vidas su imagen, para que así el mundo se vea estimulado a conocer y amar a Dios.
La pureza viene acompañada de restauración y esta es una de las promesas de Dios: restaurar no solo a nosotros, sino tambien a una nación, Dios nos vuelve a nuestro estado original por el cual fui escogido, tú tienes un llamado y una misión. Si ya le pedistes perdón a Dios por tu situación que has estado viviendo, espera que Él te restaure y te coloque en el lugar que Él escogió para ti, no se te olvide que Dios tiene el control de todos tus problemas, de tu familia y de tu trabajo.
Un día yo decidí entregarle todo el control de mi vida a Dios y colocarme en manos del mejor alfarero, sabiendo que el resultado de ese proceso era de bendición para mi vida, no es fácil, en ese proceso vamos muchas veces a llorar, nos va a doler, a veces va a ser insoportable, pero recuerda que va a llegar un final, y en ese final tu vas a ser una persona diferente, quiero decirte que Dios no se ha olvidado de tí. ESTAS EN SUS MANOS, al final vas a brillar como el oro.
¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel. (Jeremias 18:6).

JEREMÍAS 18: 1-6

Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo:Levántate y veta a casa del alfarero, y allí te haré oír mis pala-bras.Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que el trabajaba sobre la rueda.Y la vasija de barro que el hacia se hecho a perder en su mano;y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla.Entonces vino a mi palabra de Jehová, diciendo:No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa deIsrael? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano delalfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.


REFLEXION: Conforme el alfarero moldeaba o daba forma a la vasija de barro en su rueda, a medida iban apareciendo los defectos. El alfarero tenia poder sobre el barro, para dejar los defectos o para volver a moldear la vasija. Así mismo Dios tiene poder para volver a dar forma a sus hijos y confórmalos segúnsus propósitos. Nuestras estrategias no debería ser volvernos inconscientes ni pasivos (un aspecto del barro), sino con voluntad y receptivos al impacto de Dios en nosotros. En la medida que se lo permi-tamos, Dios vuelve a darnos forma para que seamos vasijas valiosas para su Gloria.)