CONVERSACIONES CON DIOS

La vida de Neale se derrumba por momentos. Sin trabajo, sin familia, sin hogar... Ya sólo faltaba que se fracturara el cuello en un accidente de circulación para tirar la toalla y acabar en un camping para indigentes dejado de la mano de Dios. Ante tal panorama, Neale tendrá que decidir entre dos opciones: abandonarse a su suerte o reencontrarse a sí mismo y buscar, donde sea, las respuestas que le den la fuerza necesaria para empezar de nuevo