Tu cizaña se convertirá en trigo



En Mateo 13:24-30  Jesús relata una historia sobre un hombre que plantó trigo.  El sembró buena semilla, haciendo lo correcto, honrando a Dios y siendo bueno con los demás.  Pero mientras dormía, llegó el enemigo  y plantó cizaña en su tierra.  Él esperaba tener una estupenda cosecha de trigo; había sembrado buena semilla, pero cuando llegó el tiempo de la cosecha salió cizaña entre su trigo.

No te sorprendas si las cosas se ponen contra tí incluso cuando haces lo correcto, honras a Dios y trabajas  para ser lo mejor cada día .  Puede que no parezca justo, pero el enemigo está sembrando cizaña entre tu trigo, al igual que le sucedió al granjero.

Los obreros le dijeron al granjero: ¿De donde salió esta cizaña?, sabemos que sembrastes buena semilla.

El granjero dijo: Ha llegado un enemigo y ha sembrado otra semilla destructiva.

La buena noticia es que esta cizaña no tiene  por qué apartarte del destino que Dios te ha dado.  El mensaje es que cuando estás cerca de la victoria, cuando estás a punto de conseguir tu mayor logro y tu mayor victoria, cuando vas a entrar en el período de cosecha, es cuando surgirán desafios inesperados, pues el enemigo intenta evitar que siga adelante.

Termina con los obreros preguntando al granjero: ¿Quieres que vayamos y arranquemos la cizaña?.

El granjero dijo: No esperen y en el momento apropiado la cizaña será destruida. 

Eso es lo que Dios nos dice a nosotros.  No tienes que pasar tu vida intentando constantemente arrancar la cizaña que surge.  Si haces eso, también destruirás la cosecha.

Los problemas inesperados son una señal segura que Dios tiene algo increible planeado en mi futuro. Recuerda nuestro Dios tiene favor inesperado, victorias inesperadas y ascensos inesperados.


Comentarios