LA VERDADERA AMISTAD


Este mes de Septiembre es considerado para muchos el mes del Amor y la amistad, la gente se preocupa por dar un regalo a su mejor amigo, pero sin duda alguna quiero decirte que JESÚS es el amigo ideal, el amigo que todo mundo quisiera tener y que sin embargo sigue siendo despreciado por mucha gente que no ha querido contar con su incomparable amistad.

Para quienes lo conocemos, JESÚS es el amigo que nos habla de manera suave, que nunca nos rechaza, que nos espera siempre con los brazos abiertos, no importa que le hallamos. Quienes hemos obtenido de El la salvación, valoramos su sacrificio y buscamos parecernos cada vez más a El, aunque una y otra vez fallamos. Sin embargo, es tan amoroso, que pese a nuestras fallas, extiende su mano para darnos una nueva oportunidad.

Hoy día es muy difícil interactuar con las personas, el Internet y los cibernautas hacen amistades, se comunican con las personas muchas veces sin conocerlas, cada día la convivencia se hace imposible para muchas personas, las personas que están a nuestro alrededor son extraños de los cuales muchas veces debemos cuidarnos, nos volvemos desconfiados.


¿Hacia dónde ha ido la amistad?


El cristiano es diferente del mundo que le rodea, es una nueva criatura que goza los beneficios de Dios, ya que es nueva criatura que ha renunciado a los placeres del mundo y a lo que no le agrada a Dios.


En el libro de Santiago, capítulo 4 versículo 4, dice: "4¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios".


Esto, sin embargo, no quiere decir que no podamos interactuar con la gente del mundo, convivir e incluso tener una buena relación con no creyentes, esa es una oportunidad que te está dando Dios para que les compartas el Evangelio.

Piensa un momento, cuantas veces has ido a la casa de Dios, y al salir te das cuenta que estuvistes sentado al lado de una persona que no conoces, alguien desconocido a quien llamamos hermano, pero ni siquiera le preguntastes el nombre, o te has dado por no interesado.


Sin duda, sostener amistad con gente que comparta nuestra fé, fortalece nuestra comunión con Dios, "1¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía!"

Este sería el deseo para cualquier iglesia o congregación, lograr la unidad y el amor fraterno entre los congregantes, pero no es el común denominador.

Hay que distinguir la amistad del mundo, de la amistad de la gente del mundo. La amistad del mundo se refiere a todo aquello que la sociedad en su conjunto nos ofrece: Diversión, distracción, superficialidad, desinterés por las cosas de Dios, vicios y otras cosas que pueden ser negativas. Hay que definir ahora, que la gente del mundo no siempre está inmersa en el pecado, conozco gente que no cree en Cristo, que lleva una vida intachable, que no es irresponsable, que es ordenada y que respeta a los demás y cumple con todos los ordenamientos para una sana convivencia. Claro, les falta Cristo y eso no es poco, ahí es donde podemos influir para lograr que conozcan lo que el Señor les tiene reservado.

¿QUIEN ES EL AMIGO?
El amigo está dispuesto a escucharnos, a exponer su punto de vista ante nuestros planteamientos e incluso a criticar nuestra forma de proceder.

Para esto último, el amigo actúa con tacto, con respeto. Puede decirnos si considera que cometemos un error, pero no nos forzará o nos obligará a desistir de nuestra autonomía. El amigo está dispuesto a consolarnos y acompañarnos en momentos de angustia, de tensión y dolor. Busca la forma de evitar nuestro sufrimiento, es honesto y es sincero.

Un amigo sabe que cuenta con el privilegio de nuestra confianza, por eso, se cuida de no divulgar los pasajes oscuros que conoce de nuestra vida, se los reserva y respeta nuestra intimidad.
Es respetuoso de nuestro tiempo, se cuida de no interrumpir nuestras actividades y esperar a que llegue el momento para bromear, para platicar y por qué no, para desahogarse con nosotros, de aquello que lo aqueja y lo hace sentir la necesidad de nuestro apoyo y comprensión.

Conserva y cuida a tus amigos, no los descuides, es cierto que a veces las ocupaciones de la vida cotidiana nos alejan de aquellos seres a quienes estimamos, pero no es pretexto para dejarlos a la deriva, demostrémosles nuestro interés. Hay quienes creen que para que alguien sea nuestro amigo debe provenir de nuestro mismo entorno, pero la verdad es que no es así, hay amistades cuyo entorno geográfico, económico y social no tiene nada que ver y sin embargo tienen un fuerte lazo de afecto.

Si tienes amigos cercanos y tienes la oportunidad de frecuentarlos, disfrútalos y alienta esa amistad, Ora por ellos y procura tenerles reservada siempre una palabra de afecto, de aliento y cordialidad.

Te dejo también este texto bíblico de Juan 15:14: "14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando". No olvides sin embargo, buscar la amistad de Jesús. Tenlo en tu mente, no te arrepentirás.

El verdadero amigo que nunca te falla es JESÚS, el nunca saca tus errores, tus fallas, te perdona, te llena de amor, siempre está contigo en todo momento, no tienes que esperar citas para hablar con Él, y sobre todo nunca te abandona. Cultiva esa amistad diariamente con Él por medio de la Oración, acude diariamente a cada cita, y te aseguro que saldras renovado y transformado.

Para todos mis amigos que leen este blog, les deseo un FELIZ DIA DEL AMOR Y LA AMISTAD.



Comentarios