HOY TE DARÁ LO QUE NECESITAS

Honra a Jehová con los bienes y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos, tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto. (Proverbios 3:9-10)

Cuantas veces te has sentido con escasez, que crees que lo que tiene no te alcanza, ni siquiera para cubrir tus necesisades básicas.

Sabes muchas veces yo me sentí así y quería contarte uno de lo tantos testimonios que tengo, los cuales solamente es para la Gloria de Dios.

Una vez mi esposo y yo estábamos sin trabajo, y no teníamos para matrícular a nuestros niños, mi esposo fué al Colegio y le entregaron el volante de la matrícula, recuerdo que era un valor alto que en el momento no lo teníamos, tomamos la decisión de clamarle a Dios por un milagro sabiendo de antemano que Él hace memoria de nuestras ofrendas, recibí en esos días una llamada de mi hermana donde me decía que otro hermano mío me iba a facilitar el dinero para matricularla, Él nos entregó el dinero, pero cuando mi esposo llegó al colegio a matricularla le informaron que en el valor de la matrícula no estaba el valor del seguro que en ese momento eran $70.000 pesos, los cuales no los teníamos, pero en ese momento yo tenía la seguridad que Dios iba a hacer un milagro, decidí esperar en el Señor, en el colegio nos dieron 8 días para llevar un carnet de la EPS, o el valor del seguro.

Empezamos a creerle a Dios por un milagro, estaba convencida que Dios lo iba a hacer, fueron pasando loe días y no pasaba nada, pero yo seguía creyendo, llegó el último día del plazo, y ese día llegó a mi casa un sobre y dentro del sobre había un carnet a nombre de mi hija de un seguro de salud, del cual estabamos retirados hace un año. Sabía que Dios lo había enviado porque nosotros en ese momento no estabamos afiliados y era muy difícil que el Seguro nos enviara un Carnet nuevo de algo que no estabamos afiliados. Pero eso era lo que yo necesitaba para matricular a mi hija.

Salimos enseguida al Colegio y la pudimos matricular. Quede sorprendida de lo que había hecho Dios.


Tengo muchos testimonios de lo que Dios ha hecho en mi vida, y a partir de ese momento me día cuenta que cuando nosotros le entregamos al Señor lo que a Él le pertenece el reprenderá al devorador de las finanzas. Igualmente cuando tu repartes, o cuando ayudas a otras personas que verdaderamente lo necesitan el Señor te añade más.

Empieza a confiar en el Señor, a creerle por un milagro en tu vida, por cualquier circunstancia por muy difícil que sea, el Señor te dice "Que no hay justo desamparado ni su descendencia que mendigue pan".

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada